Download E-books El coleccionista apasionado: Una historia íntima PDF

By Philipp Blom

Este libro investiga los angeles historia de l. a. pasión por coleccionar desde el Renacimiento hasta nuestros días. Todo objeto de colección, ya sea una caja de cerillas o los angeles uña de un mártir, tiene un significado que trasciende al objeto mismo; es un tótem. Y el afán incesante por poseerlo convierte al coleccionista en un antropólogo cultural. Philipp Blom destila los temas que subyacen a esta pasión aparentemente tan inasible: conquista y posesión, caos y memoria, un vacío que colmar y l. a. conciencia de los angeles propia mortalidad. «Una crónica sobre l. a. rareza de l. a. mente humana, y l. a. maravilla del mundo, espléndidamente escrita, fascinante, divertida, asombrosa» (A. C. Grayling, The monetary Times).

Show description

Read or Download El coleccionista apasionado: Una historia íntima PDF

Similar Art books

The Tiny Book of Tiny Stories: Volume 3

From Golden Globe Award–nominee Joseph Gordon-Levitt and his on-line inventive coalition hitRECord, and in collaboration with the artist Wirrow, comes quantity three within the Tiny booklet of Tiny tales series. To create The Tiny e-book of Tiny tales, Joseph Gordon-Levitt, identified in the hitRECord. org group as RegularJOE, directs hundreds of thousands of collaborators to inform tiny tales via phrases and paintings.

Keith Haring Journals: (Penguin Classics Deluxe Edition)

Keith Haring is synonymous with the downtown big apple artwork scene of the 1980's. His artwork-with its uncomplicated, daring strains and dynamic figures in motion-filtered in to the world's awareness and continues to be immediately recognizable, 20 years after his demise. This Penguin Classics Deluxe variation positive factors 90 black-and-white pictures of vintage art and never-before-published Polaroid photographs, and is a notable glimpse of a guy who, in his quest to turn into an artist, as an alternative turned an icon.

Baroque Science

In Baroque technology, Ofer Gal and Raz Chen-Morris current a extensively new point of view at the clinical revolution of the 17th century. rather than celebrating the triumph of cause and rationality, they learn the paradoxes and anxieties that stemmed from the recent technological know-how and the highbrow compromises that formed it and enabled its magnificent good fortune.

Documents of Utopia: The Politics of Experimental Documentary (Nonfictions)

This well timed quantity discusses the experimental documentary initiatives of a few of the main major artists operating on the planet this present day: Hito Steyerl, Joachim Koester, Tacita Dean, Matthew Buckingham, Zoe Leonard, Jean-Luc Moulène, Ilya and Emilia Kabakov, Jon Thomson and Alison Craighead, and Anri Sala.

Extra resources for El coleccionista apasionado: Una historia íntima

Show sample text content

Madame Du Bocage, visitante francesa, anotó muy sorprendida: �Este curioso y anciano caballero tiene l. a. intención, según se cube, de legar el fruto de sus investigaciones a los angeles Royal Society de Londres. » Y eso fue lo que hizo el curioso y anciano caballero. Dejó a los angeles Royal Society �mi biblioteca con sus libros, dibujos, manuscritos, grabados, medallas y monedas; mis antigüedades, antiguas y modernas, los sellos y camafeos, intaglios y piedras preciosas; las ágatas y los jaspes, los vasos de ágata, jaspe o cristal; los instrumentos matemáticos, los dibujos y pinturas, y todo lo demás». 14 Y fue así como nació el British Museum. Sloane, que desde 1739 padecía una parálisis, murió el eleven de enero de 1753 con noventa y dos años. Su colección, junto con l. a. biblioteca de Sir Robert Cotton y los angeles Royal Library, donada al museo por Jorge II en 1757, se ubicó al principio en Montague condominium, Bloomsbury, y se inauguró el 15 de enero de 1759. Una versión escrita por un niño de doce años en 1780 describe una experiencia museística que suena generic a los visitantes de nuestros días: los angeles siguiente sala estaba llena de toda clase de serpientes y lagartos ahora muertos, y algunos de ellos con lamentably. Había un par de guantes hechos con barbas de mejillones, y también serpientes, serpientes de cascabel y peces espada, etcétera, y un cocodrilo tan grande y monstruoso que se podría haber comido a tres o cuatro hombres para desayunar. Y había miles de otros objetos que no tengo tiempo para enumerar; de hecho, no pudimos quedarnos para ver siquiera l. a. mitad de ellos. 15 Según los estatutos del museo, el lugar tendría que ser �un establecimiento nacional fundado por l. a. Autoridad Parlamentaria, pensado principalmente para uso de hombres cultos y estudiosos, tanto nativos como extranjeros, en sus investigaciones sobre distintos ámbitos del conocimiento». Es evidente que a los cultos y estudiosos les interesaba mucho guardarse los tesoros para ellos, pues cuando el historiador alemán Wendeborn llamó a los angeles puerta de l. a. recién fundada institución en 1785, tuvo motivos para quejarse de que �las personas que desean visitar el museo primero han de presentar sus credenciales en los angeles oficina y solamente transcurrido un periodo de unos catorce días reciben, tal vez, una entrada». sixteen Ya entonces, visitar las colecciones no period un asunto relajado. Un conservador, que dejaba bien claro que consideraba l. a. presencia de visitantes una imposición que robaba parte de su precioso tiempo, acompañaba a los curiosos a través de las salas, sin apenas darles tiempo para recuperar el aliento, y aún menos para contemplar los diferentes objetos, que se exhibían sin mucho orden y sin etiquetar. los angeles historia de l. a. colección de Sloane, eclipsada cada vez más por otros tesoros, registró varios altibajos en su nuevo entorno. Un comité parlamentario selecto que investigaba el estado del British Museum en 1835, descubrió que gran parte del legado de Sloane se había perdido. George Shaw, conservador del Departamento de Historia usual y Curiosidades Modernas, dijo al comité: �Sir Hans Sloane tenía, para conservar sus insectos, un método que les hacía mucho daño a esas criaturas.

Rated 4.27 of 5 – based on 35 votes